El proyecto de ley permitiría aumentar la financiación de los servicios de desarrollo

 In Noticias y artículos

En agosto, cuando todavía estaba en marcha la sesión especial de la Legislatura sobre atención sanitaria y servicios de desarrollo, criticamos a los líderes demócratas por no presentar buenos proyectos de ley de sus colegas republicanos.

Ahora, con más de dos meses de retrospectiva a nuestras espaldas, esa inacción obviamente partidista parece aún peor.

Si el proyecto de ley X2-4 del Senado, de los republicanos Jim Nielsen y Jeff Stone, hubiera sido aprobado y convertido en ley, estaría en camino de producir el desesperadamente necesario aumento del 10 por ciento en la financiación de los servicios de desarrollo que la Coalición Lanterman buscabaen el presupuesto 2015-16.

En lugar de ello, el gobernador Jerry Brown ha dejado tirada a la comunidad de desarrolladores en el proceso presupuestario ordinario y ha recurrido a una sesión especial, que no ha producido nada.

Pero no es demasiado tarde. La sesión especial sigue oficialmente “en marcha”, con un comité de conferencia Senado-Asamblea formado para abordar el problema. Lamentablemente, esa comisión no ha celebrado ni una sola reunión.

Si siguen ignorando el único proyecto de ley que ofrece la esperanza de obtener fondos adicionales para el desarrollo este año fiscal, los líderes demócratas condenarían a casi 300.000 de sus electores más vulnerables a otro año de reducción de los servicios. Después de ver cómo se reducen los recursos del Estado durante dos décadas, eso no es lo que se merece la comunidad de desarrollistas.

Todo lo contrario. Los californianos con discapacidades del desarrollo y sus seres queridos y quienes los cuidan merecen el aumento inmediato del 10 por ciento de la financiación junto con un plan de ingresos estable que devuelva al sistema el nivel mínimo de servicios prometido en la Ley Lanterman de 1969.

La SBX2-4 arrastraría los ingresos imprevistos -dinero de los impuestos por encima de lo presupuestado para el año fiscal pasado y éste- a la financiación de los servicios de desarrollo y de Medi-Cal. Ordena que el director del Departamento de Finanzas del estado, antes del 10 de enero de 2016, y de nuevo antes del 14 de mayo, determine el exceso de ingresos, reste la cantidad que debe ir a las escuelas en virtud de la Proposición 98 y al fondo de días lluviosos del estado en virtud de la Proposición. 2, y destinar el resto a los servicios de desarrollo hasta que se financie ese aumento del 10 por ciento, con carácter retroactivo al 1 de julio de 2015; el dinero sobrante después iría a los proveedores de Medi-Cal.

El año fiscal 2014-15 se cerró con 732 millones de dólares en ingresos no previstos, según el boletín financiero de julio del Departamento de Finanzas del Estado. En los tres primeros meses del año fiscal, el departamento informa de que “los ingresos del año hasta la fecha son 744 millones de dólares por encima de los 22.855 millones previstos”.

Eso es fácilmente suficiente dinero “extra” para dar a los servicios de desarrollo el aumento de financiación del 10%, que costaría unos 350 millones de dólares.

¿Cuál es el problema?

La Legislatura debería simplemente dejar de lado el dinero y aprobar el SBX2-4.

El senador Ed Hernández, demócrata de West Covina, no presentó la SBX2-4 para ser escuchada como presidente del comité del Senado de la sesión especial. Ahora le instamos a él y al asambleísta Rob Bonta, demócrata de Oakland, copresidentes del comité de conferencia sobre servicios de salud y desarrollo, a que convoquen a su comité y escuchen y debatan la SBX2-4 mientras el dinero está llegando a las arcas del estado.

La comunidad de desarrollistas no merece menos.

 

Artículo original: Noticias del día

Recent Posts
X
X