Un estudiante autista de 11 años es acusado de un delito de agresión

 In Noticias y artículos

Después de ser agarrado en su escuela secundaria, Kayleb Moon-Robinson, un niño de 11 años con autismo, empujó al agente para quitárselo de encima, lo que dio lugar a una acusación de delito de agresión.

En Lynchburg (Virginia), Kayleb Moon-Robinson, una niña afroamericana y autista de 11 años de edad de sexto grado, fue acusada por primera vez de conducta desordenada. Después de dar una patada a una papelera, a Kayleb se le ordenó permanecer en el aula cada día hasta que sus compañeros se hubieran marchado. Tras obedecer esta norma durante varias semanas, Kayleb decidió salir de clase a la misma hora que sus compañeros. Cuando el funcionario de la escuela intentó agarrar a Kayleb y escoltarlo a la oficina del director, Kayleb empujó al funcionario, por lo que fue empujado al suelo y luego esposado. En abril, Kayleb fue declarado culpable de todos los cargos de delito grave.

Aunque esta historia puede parecer chocante porque el agente escolar se sintió tan amenazado por un niño autista de 11 años que le acusó de un delito de agresión, lo más chocante es que la historia de Kayleb no es un caso singular. Los niños de todo el país, especialmente los de las minorías, están siendo empujados a este “conducto de la escuela a la cárcel”. Según un informe del Centro para la Integridad Pública (CPI), a nivel nacional, seis de cada 1.000 estudiantes fueron remitidos a las fuerzas del orden. Virginia encabeza la lista de todos los estados con 16 remisiones por cada 1.000 estudiantes. Los estudiantes con necesidades especiales y los estudiantes de color están excesivamente representados en estos casos referidos. En el condado de Chesterfield (Virginia), por ejemplo, se presentaron 3.538 denuncias penales contra estudiantes en los últimos tres cursos académicos. Más de la mitad de estos estudiantes eran negros, aunque sólo representan el 26% de la matrícula.

Las personas con autismo suelen verse involucradas en el sistema de justicia penal a una edad temprana. La ley federal exige que las escuelas públicas proporcionen servicios de educación especial a los alumnos con discapacidades en el entorno menos restrictivo posible. A pesar de ello, cuando un alumno con discapacidad muestra problemas de comportamiento, como agresividad o amenazas, el personal de la escuela recurre con demasiada frecuencia a las fuerzas del orden en busca de ayuda. Desgraciadamente, una vez que intervienen las fuerzas del orden, los profesores y los padres pierden mucho control sobre la situación.

Un estudio de 2005 reveló que los niños tienen muchas más probabilidades de ser arrestados en la escuela que hace una generación. La gran mayoría de estas detenciones son por delitos no violentos. En la mayoría de los casos, los alumnos son simplemente perturbadores. Las políticas de tolerancia cero, que establecen castigos únicos para una serie de comportamientos, han alimentado estas tendencias. Garantizar la seguridad de todos los estudiantes y miembros del personal en el campus debe ser abordado en todas las reuniones del IEP para los estudiantes con necesidades especiales. Compartir información, considerar los peores escenarios y establecer planes proactivos para estar mejor preparados para una emergencia relacionada con el autismo son las mejores opciones para reducir el riesgo y aumentar la seguridad.

Los padres y los administradores de la escuela deben trabajar juntos para descubrir información específica sobre el comportamiento y los sentidos del alumno, y esta información debe utilizarse para ayudar a todo el personal a responder adecuadamente. Mantener a los niños en riesgo en las aulas puede poner a los educadores bajo la presión de cumplir con las medidas de responsabilidad, pero los profesores de las aulas están en una posición única para desviar a los estudiantes de la vía de la escuela a la prisión. Hay buenos recursos disponibles en línea y de forma gratuita, https://www.tolerance.org/magazine/number-43-spring-2013/school-to-prison ofrece recursos y guías para ayudar a los profesores de las aulas a desmantelar el conducto de la escuela a la cárcel.

Acerca de Jay Nolan Community Services

La misión de Jay Nolan Community Services, Inc. (JNCS) es permitir a las personas con trastorno del espectro autista y otras discapacidades del desarrollo a vivir una vida plena como miembros de la comunidad, proporcionando servicios de apoyo adaptados a sus necesidades individuales. Desde 1975, JNCS ha atendido a más de 9.750 personas con trastorno del espectro autista y otras discapacidades del desarrollo en la comunidad. Con más de 550 empleados a tiempo completo y parcial, JNCS se asegura de que cada persona tenga la oportunidad de utilizar los servicios de consulta, el apoyo mejorado, el empleo con apoyo, las opciones de vida independiente y con apoyo, así como los servicios de apoyo familiar.

Recommended Posts