Cambiar el futuro, no castigar el pasado

 In Noticias y artículos

Cuando mi hijo mayor asistía a la escuela secundaria, tuvo un poco de dificultad. Muy pronto en la escuela secundaria fue etiquetado con TDAH. Ya hablaré de eso más tarde. Cada año era una lucha para Danny. Cada semestre apenas pasaba al siguiente grado. También le costó mucho aceptar la etiqueta de “TDAH”.

Hacia el final de su último año de escuela recibí una llamada informándome de que el consejero había organizado una reunión con Danny, sus profesores y, por supuesto, querían que sus padres estuvieran presentes. La reunión, según me dijeron, era para buscar una forma de ayudar a Danny a graduarse con el resto de sus compañeros, ya que corría el riesgo de no hacerlo.

Llegué a la reunión con unos minutos de retraso. Cuando entré me di cuenta de que Danny estaba sentado al final de una mesa con los hombros encogidos y la vista pegada a la parte superior de su carpeta. Su consejero, su madre y todos los profesores estaban sentados a su alrededor. Tomé asiento y escuché lo que sucedía. Todo el mundo, incluida su madre, seguía preguntando a Danny “por qué” se había permitido llegar a su situación actual. Los presentes esperaban su respuesta. Danny no iba a contestar nunca, como aprendí cuando era un niño pequeño. Mi pensamiento inicial fue unirme a él e intentar que respondiera, sin embargo me contuve y le pedí que me dejara hablar. La mirada de la gente en la sala era como si dijera “AHORA VAS A CONSEGUIRLO DANNY”, lo que me pareció tan fuera de lugar como divertido.

Miré a Danny y le pedí disculpas por la forma en que se estaba llevando la reunión y por hacerle sentir peor de lo que ya se sentía. Entonces le dije: “Esta reunión ha sido programada por personas que se preocupan por ti y sólo intentan ver cómo podemos ayudarte a seguir adelante y a graduarte con el resto de tus compañeros”. Después de que Danny reconociera que, de hecho, le importaba y que le gustaría graduarse con sus compañeros, me dirigí a los educadores y les dije: “No deberíamos castigar el pasado, sino mirar hacia el futuro y lo que podemos hacer para ayudarle a cumplir su objetivo y el de todos”.

Danny entonces me miró con asombro/confusión. Empezó a tener ideas sobre trabajar después de la escuela o los fines de semana para ganar créditos extra. Le mencioné que esto le evitaría tener que asistir a la escuela de verano, algo que había dejado muy claro que no quería hacer. Sus profesores intervinieron entonces coincidiendo en que esta reunión era para ayudarle a avanzar y también empezaron a aportar varias ideas. Incluso con todo esto, el consejero nos informó de que Danny probablemente no se graduaría en la etapa, pero que podría graduarse sin necesidad de asistir a la escuela de verano. Danny, con mucha confianza, nos dijo que no asistiría a la escuela de verano y que se esforzaría por graduarse en el escenario.

Entonces me pregunté: “¿Cómo le ayudaría su etiqueta de TDAH en esta situación? La respuesta que recibí de todos sus profesores fue una mirada de confusión. Todos, excepto el consejero y su madre, estaban al tanto de la etiqueta… Entonces exigí que le quitaran la etiqueta y Danny se mostró muy entusiasmado y de acuerdo.

Al final, y con mucho trabajo y determinación, Danny no sólo se graduó sin tener que asistir a la escuela de verano, sino que lo hizo sobre el escenario.

A título personal, creo sinceramente que lo que realmente marcó la diferencia fue algo que aprendí en El Sistema Mandt: “No castigar el pasado, sino centrarse en cambiar el futuro para alcanzar nuestros objetivos”.

Justo antes de que se produjera la situación, recibí formación y certificación como instructor de Mandt. Este fue el motivo de mi reflexión en la reunión con Danny y sus profesores.

Compartido por – Jorge Preciado de Jay Nolan Center CA (Artículo original: https://www.mandtsystem.com/blog/changing-the-future-not-punishing-the-past/)

Recommended Posts
X
X