La historia de éxito de Jennifer

 In Historias de éxito

Formar parte de nuestro programa de vida con apoyo significa algo más que seguir la rutina diaria. Para personas como Jennifer Szedny, el apoyo del personal de Jay Nolan significa tener el respaldo para hacer las cosas que le gustan.

Jennifer (a la que llaman “Jennie”) es una mujer muy activa y ocupada a pesar de sus cincuenta años: le gustan las manualidades, los rompecabezas, asistir a clases de pintura, pasear por el parque e ir al YMCA. Además, es titular de un pase de temporada en Disneylandia y va allí varias veces al mes. Jennie también lleva 15 años trabajando en su Marshall’s local. Siempre enérgica y amable, ha recibido muchos premios por sus años de servicio y dedicación a su trabajo.

Sin embargo, la verdadera pasión de Jennie son los caballos. Una de las empleadas de Jennie, Verónica Bravo, que la apoyaba desde hacía 16 años, descubrió que Jennie tenía afición por los caballos cuando un año fueron de vacaciones con su hermana. Una de las muchas aventuras en las que participaron fue la de montar a caballo, algo que a Jennie le encantaba y en lo que tenía cierta facilidad. En otra ocasión, Verónica y Jennie fueron a visitar a los sobrinos de Verónica que montaban a caballo en el parque Griffith, Jennie disfrutó viéndolos montar y le preguntó a Verónica: “¿Montar a los caballos?”, pero desgraciadamente esos eran para que montaran los niños.

Después de compartir esto con el círculo en una de las reuniones mensuales del círculo, el personal se enteró de que Jennie solía asistir a un programa de equitación en Santa Clarita. Sin embargo, el establo se quemó y nunca volvió a abrirse. El círculo pensó en cómo dar a Jennie la oportunidad de montar de nuevo y CSS Brenda mencionó que sabía de alguien más que participar en la equitación terapéutica con Ride-On en Chatsworth. Miró si aceptaban nuevos jinetes y, afortunadamente, el Ride-On de Newberry Park tenía disponibilidad durante los fines de semana. ¡Perfecto! Esto era lo que mejor se adaptaba a los horarios de Jennie, ya que tenía que conducir una hora (y a veces más) para llegar a sus clases los sábados por la mañana.

Jennie lleva poco más de un año montando a caballo y le encanta. Ha participado en un divertido evento que tuvo Ride-On en el que pintaron caballos de herradura y tuvieron una barbacoa para sus jinetes. Jennie estaba súper contenta porque le prepararon su comida favorita: hamburguesas y coca-cola. Jennie empezó montando en solitario, pero luego se unió a las sesiones de grupo, que le han ido muy bien. En Ride-On hay muchos voluntarios que ayudan a los jinetes con necesidades especiales a mantenerse seguros mientras están a caballo. Jennie practica cómo guiar al caballo por su cuenta a través de los conos y disfruta cuando dan largos paseos por el parque. Cuando el tiempo no permite montar a caballo, los jinetes se encargan de dar de comer, de preparar y de ayudar a limpiar los establos.

Jennie a veces le pregunta a Verónica: “¿Montar?” porque es lo que preferiría estar haciendo. Jennie es muy confiada y feliz cuando monta a caballo. El círculo está encantado de que haya podido encontrar una clase que se adapte a su horario y de que el personal se tome el tiempo de apoyarla en esta maravillosa actividad que tanto le gusta.

 

Recommended Posts
X
X