La historia de éxito de Miguel

 In Historias de éxito

Entusiasta, creativo, divertido, leal, juguetón y aventurero son sólo algunas palabras para describir a Miguel Acosta.

Cuando conocimos a Miguel, estaba en segundo de bachillerato. Miguel había sido catalogado como un individuo desafiante que requería un 1 a 1 en todo momento debido a los diversos desafíos que presentaba.

La familia de Miguel, con la ayuda del Centro Regional del Este de Los Ángeles, solicitó el apoyo del Programa de Facilitadores Comunitarios de Jay Nolan (Apoyo a la Familia) con la esperanza de ayudar y apoyar a Miguel en su casa y en la comunidad. La familia de Miguel quería exponerle a nuevos lugares dentro de su entorno, así como presentarle a personas con las que pudiera encontrar un interés o vínculo común.

Según la familia de Miguel, debido a su “comportamiento”, Miguel no había experimentado mucho de lo que su comunidad tenía que ofrecer. Sí, Miguel había visitado el parque, los supermercados y las casas de los familiares, pero tenía pocas oportunidades de socializar con compañeros de su edad o de entablar una relación sana con alguien que no fuera un familiar.

Presentamos a Miguel a un facilitador de la comunidad, Edgar Sebastián, que llevaba algún tiempo buscando ser mentor de alguien y convertirse en un modelo positivo. Al principio, Miguel, como cualquier niño, puso a prueba sus límites con Edgar; Miguel mostró todo aquello por lo que era “conocido”, rabietas, agresividad física, gritos, etc., por nombrar lo menos. Miguel creó enormes escenas en varios centros comerciales, restaurantes y bibliotecas públicas con la esperanza de conseguir bienes y/o atención. Miguel siempre había sido etiquetado como “desafiante” y lo sabía, y a cambio de eso se presentaba como tal. Edgar dijo: “Me gusta Miguel y me encantan los retos”. Mediante el refuerzo positivo, la paciencia y el estímulo, pronto descubrimos que a Miguel nunca se le había dado la oportunidad de mostrar su verdadero potencial de ser el joven divertido y juguetón que es hoy.

A lo largo del apoyo continuado nos dimos cuenta de que Miguel tenía muchos miedos; la oscuridad, los animales, los árboles, los arbustos, las ramas o cualquier cosa que se pareciera a un árbol le daba miedo. Los días de viento eran en su mayoría difíciles, ya que Miguel no entendía por qué las plantas se movían y se balanceaban de la manera en que lo hacían, lo que creaba miedo en Miguel. Con un pensamiento meticuloso y un estímulo, se demostró a Miguel que no había nada que temer. Después de varios meses de insistencia, estímulo y apoyo, Miguel había creado en su interior el deseo de arrancar ciertas ramas u hojas que le llamaban la atención y el ojo (el color, la longitud, la textura, el olor y la accesibilidad) esas eran las que alcanzaba, arrancaba y llevaba durante el resto del día.

Miguel, con el apoyo del personal y los padres, comenzó a asistir al YMCA local durante un par de años, donde conoció a nuevas personas, nuevas actividades y uno de sus pasatiempos favoritos, la natación. Miguel se convirtió en un participante y compañero muy respetado en la YMCA.

Han pasado aproximadamente 4 años desde que Miguel y Edgar se conocieron, y ahora Miguel entiende que Edgar no es sólo una figura de autoridad, sino que es un modelo positivo, un amigo y, lo más importante, “parte de la familia”.

Miguel está actualmente asistiendo a su primer año en la Escuela Secundaria Whittier, donde no tiene un 1 a 1; Miguel es uno de los estudiantes que mejor se comporta, así como un modelo positivo para que otros lo sigan.

Miguel asiste actualmente al Boys and Girls Club de Whittier, división de adolescentes, donde le gusta jugar al hockey de aire y jugar con el ordenador. Miguel está deseando pasar tiempo con Edgar a diario y a menudo se oye a Miguel pedir “E..dderr”.

 

Recommended Posts
X
X